Lo que hubiese querido saber antes de ser mamá...


No entendía nunca los comentarios y consejos de: ¡Aprovecha de dormir ahora! pero ahora que soy madre lo entiendo todo ;o)

Según me quedé embarazada mis horarios cambiaron. Las que lo han estado lo saben, aunque siempre hablaré de mi experiencia e igual algunas se podrán sentir identificadas.
Da mucho sueño al principio del embarazo, todo va como a cámara lenta, aún no te haces a la idea ni sabes cómo va a ser, es todo emoción, las cositas de bebé, el sexo, la ropita que ves te hace decir: aaaaayyyy!!!! (suspiros y suspiros de amor), luego varía y empiezas el segundo trimestre con un chute de energía que incluso hace que duermas menos, te dé insomnio y hasta empieces a tener miedos, pesadillas, pero lo mejor es que le sientes por primera vez, sientes sus pataditas y ya empiezas a enamorarte...hacia el último trimestre muchas no dormimos porque estamos nerviosas de lo que nos viene encima y la emoción nos va sobrepasando, la tripa cada vez es más grande, empiezas a tener dolores de espalda, andas como un pato y ya te cansa repetir en qué semana estás...como si no fueses la primera en tener ganas de que salga el bebé. Tienes nervios como cuando eras pequeño el día antes de que llegasen los reyes (en mi caso era el Niño Jesús), pero la sensación de nervios/emoción es la misma. (bueno, hablo siempre desde mi perspectiva de madre primeriza y no quiero apuntar la cantidad de miedos que el embarazo genera, ya haré un post dedicado a ello).

Pasan los días y aunque la barriga te pesa un montón, ya no logras verte los pies, afeitarte las piernas es todo un reto y no sabes si sigues teniendo ingles, porque ya no las localizas excepto con el tacto, la ropa de embarazada ya no te queda tan bonita porque está estiradísima y se le ha ido hasta el color de tanto lavarla para que no se vea lo sobada que está de tocarte la barriga, la goma del pantalón molesta y no sabes si ponerla arriba o abajo, te pica el ombligo que está estirado cual piscina y la tripa... te salen pelos donde no tenías, la cintura molesta un poco y los pechos parece que se salen de sus órbitas con todas esas nuevas venitas moradas y rosas bajo la piel. Menos mal que lo único que piensas es en esa personita, en cómo será, cómo tendrá las manitas, de qué color tendrá los ojos, llorará mucho, de qué color tendrá el pelo, tendrá pelo, estará todo bien?...así hasta un infinito de preguntas, muchas veces absurdas de la futura realidad y ojalá no te dé con un tema, porque nos volvemos un poco locas.

Pero estamos aquí para contar lo que me habría gustado saber antes de ser mamá, aunque podéis pasar de mí y simplemente disfrutar de esa barriga, pero os hago una pequeña lista, de lo bueno y lo malo:

Hubiese querido saber más a nivel médico, haber preguntado más, leído más y haber preguntado a las que ya han sido madres, acerca de mis derechos como paciente y como parturienta en el hospital, para poder elegir el tipo de tratamiento que podía usar para tener al bebé.

Habría querido que alguien me dijese que a veces dan calambres en las piernas, que puede que tengamos los sentimientos a flor de piel y que estemos súper sensibles a los comentarios de si estás bonita o fea (aunque suene superficial y parezca tontería...) y que te pueden salir estrías en la barriga que no se quitan nunca. Aunque posteriormente tampoco es que te importe.

Habría querido que me explicasen un listado de palabras "raras" hasta entonces para al menos estar familiarizada con estas: oxitocina, epidural, meconio, rotura de la bolsa, puerperio, tapón mucoso, prolapso de cordón umbilical, episotomía...casi me volví doctora, jajajaj

Habría querido saber exactamente lo que hay que llevarse al hospital. En la bolsa siempre metemos miles de cosas para el bebé que a veces traemos a casa intacta, pero para nosotras no metemos ni la mitad de lo que necesitamos. Un tip, llévate una braguita (pantis o pantaletas en mi tierra) que sea de una o dos tallas más grandes tipo fajita por si te hicieran cesárea y sino, las mas viejitas y amplias que tengas que si se manchan puedas tirarlas a la basura. Nada tipo tanga o hilo...porque no vas a poder usarlas.

Que las cesáreas también duelen, así que casi siempre si no hay complicaciones lo mejor es un parto natural.
Vengo del país donde lo común y normal es planificar el parto con cesárea. La mayoría de ginecólogos te asustan con que el parto vaginal es dolorosísimo, que se puede complicar y además el bebé puede sufrir trauma de parto, lo cual te lo pintan como lo peor que puedes hacer, si piensas diferente te miran como si fueses una kamikaze loca por intentarlo en plan "como las de antes". Nunca te dicen que una cesárea es una cirugía mayor, donde te ven hasta las costillas, que a ellos les viene mejor porque pierden menos tiempo esperando que salga el bebé y porque básicamente se cobra mejor, trabajan en su horario y se van a casa tranquilos. Lo demás aparte de ser falsos mitos nadie te los aclara.
Pués si que duele y mucho. Te queda una cicatriz horrorosa, te quedas echa un asco y lo de disfrutar siendo madre lo haces entre los quejidos en voz baja de la operación a la que te han sometido.

No hay nada que hacer para acelerar un parto, da igual si sientes que no aguantas más, el bebé saldrá cuando esté listo. De nada vale que camines 8km diarios, saltes a la cuerda, comas picante, friegues el suelo de rodillas o hagas el amor todos los días. El bebé madura a su ritmo y la naturaleza es sabia...así que puedes ponerte a ver la TV y a dormir todo lo que quieras en el sofá, porque no está de tu mano.

Disfruta al máximo la barriga. Hazte muchas muchas fotos. Tócate la barriga, háblale, ponte al sol. Experimenta con ella poniendole luz al bebé, frio y calor...llénate la bañera, vete a la piscina...Piensa que pocas veces en la vida podrás disfrutar de tan maravillosa experiencia, así que aunque hayas pasado baches y tengas terrores de todo...disfrútala mucho.

Aprovechar de salir y de quedar con tus amigos que no son padres. Es posible que luego quedéis a tomar algo en horario merienda o que algún día suelto puedas dejarle el bebé a alguien de muchísima confianza por alguna razón...pero lo normal es que durante el primer año hagas poca vida social nocturna. Cuando eres madre tus amigos no entienden tus manías horarias, ni tus cambios radicales de sueño, ni la de cosas que tienes que preparar para verte con alguien un rato. No te arrepentirás nunca de ser madre, pero si de no haber pasado más tiempo haciendo cosas "banales" sin horarios. Tampoco hay que exagerar, pero es verdad que organizarse es un pelín más complicado.

Habría querido valorar aquello de dormir toda la noche. Como dije antes, ahora lo entiendo. No me da vergüenza admitir que lo pasé fatal con los cambios de horarios para dormir, hasta que te adaptas y eres consciente de que el bebé tiene su ritmo de sueño, solo debía acoplarme y dormir las mismas horas que él, pero con muchas más pausas...de todos modos, el instinto no te deja pegar el ojo y caer como una piedra, mucho menos despertarte una mañana a mediodía como hice alguna vez.

Que el puerperio es una etapa compleja. Tienes unos cambios de humor radicales gracias a las hormonas. De repente eres la mujer más felíz sobre la tierra como de repente estás hecha un manojo de nervios y de llanto. Es normal, pero lo mejor es dejarse llevar y hablar siempre con tu pareja (que tiene que ayudar y comprendernos) porque creo que es lo mas duro después de un parto.

Que no debemos decir amén a todas las recomendaciones. Aunque esté haciendo un post sobre ello, hay muchas veces que hacer caso omiso a los comentarios y opiniones son las mejores posturas que se pueden tomar, porque al final, solo importa disfrutar lo más que se pueda y estar felíz para que tu bebé llegue a este mundo con el mismo chute de felicidad y energía que le estás pasando.

Y a tí, qué te hubiese gustado saber?



Comentarios

  1. A mi me hubiera gustado saber que la maternidad no es tan de color de rosa como la pintan y que la culpabilidad de ser mala madre es un sentimiento común a toda aquella mujer que no sea perfecta :)

    ResponderEliminar
  2. Si, es cierto...pero la verdad es que la lista es muy larga y las sensaciones que conoces al ser madre también son inexplicables a las que aún no lo son.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razón tienes, hay tantas cosas que deberíamos saber, y tantas que no son como nos habiamos imaginado.

    Te he dejado un premio en mi blog

    ResponderEliminar

Publicar un comentario