Ya no seré mamá primeriza :D


Y es que os tenía super abandonad@s!!!
Perdonen mi ausencia, pero entre el trabajo y el pequeño Noah, no he estado muy internauta estos meses, al menos no a nivel del blog.

Os escribo porque aún no os había dado la super noticia:
Voy a ser mamá de nuevo! Esta vez nos viene una niña, se va a llamar Chloe :D

Y es que es verdad lo que dicen, no es igual la primera barriga que la segunda. Yo al menos, he tenido menos tiempo de todo.
Nos enteramos bastante rápido de que estaba embarazada, pero no he podido disfrutarlo igual. He pasado los primeros 5 meses con náuseas todo el día, aparte de que estoy pendiente de Noah que demanda atención constante, así que la barriga ha ido creciendo casi sin darnos casi ni cuenta...

Estoy de 33 semanas y unos días. Empiezo a estar cansadísima, me duele la espalda y por la noche llego a rastras a la cama, aunque me duermo como un tronco, hasta que claro... me dan los típicos insomnios a eso de las 5am, pero la verdad es que como ya sé que me dan, me relajo, pienso en la lista de cosas que tengo pendientes y cuando me doy cuenta ya he vuelto a dormirme.

Es gracioso como se está de tranquila una, si te duele algo sabes que hacer, si te molesta esto otro sabes que solo puedes tomar paracetamol... ya controlas mas o menos lo que va pasando cada semana y de qué tamaño puede ir estando el bebé. No estamos nada nerviosos, no tenemos ansiedad como antes de no saber lo que te espera, de no saber que tal es ser eso de "ser padres".
Nos invade la felicidad, un poquitín de estres del reorganizar el armario para dos, la habitación para dos, haciendo espacio entre ropita sin estrenar de "bebé chica" y las sudaderas de niño con los chandal del cole.

Emoción... aunque en menor cantidad, no porque no la tengamos, sino porque se siente diferente, eso es lo que sentimos, mucha emoción.

Sabemos que lo estamos haciendo bien porque Noah es un niño super felíz, siempre está contento, adora estar con nosotros, es muy cariñoso y no se le ve agobiado, estresado o que lo pase mal. Espero que con Chloe sea igual y además que sean felices de tenerse el uno al otro, aunque no sea ahora mismo.

Ahora solo tenemos que esperar que el parto vaya genial (que no haya necesidad de hacerme cesárea) y que Noah no sufra muchos celos de su nueva hermanita. Seguro que la va a adorar ;o) y tendré mis dos panecillos dulces en casa!

Que ilusión! Desearme suerte!!!!


Comentarios