Etiquetas y lados del bando. ¿Por qué somos tan extremistas?

Cada día que paso me siento menos identificada con mi entorno. ¿Necesito nuevas amistades?

No me siento a gusto con casi nadie, ni me siento felíz de ver a algunas personas que antes eran mis amig@s y ahora les siento tan distanciados, que no logro juntarme con ellos y sentirme igual que antes. Lo único que hemos cambiado ha sido mi maternidad, o la de ellos o ambas cosas.

Siendo extranjera, aprendí a respetar hace tiempo los lados de los bandos, ser abierta a escuchar posturas diferentes a la que yo tuviese, a ser menos cerrada en mis maneras de ver la vida, pero hay cosas con las que ya no puedo ser tan "respetuosa", con las que no puedo quedarme callada o con las que tengo que opinar al menos.
Y es que ya no puede darme igual, siempre que mis hijos o su crianza se ponga en tela de juicio o que sienta que no puedo opinar, por ser juzgada o criticada de manera silenciosa, pero que te fulminen con mirada de reproche.

En mayor o menor medida, he tomado un bando. Y no me gusta, porque ahora parece que no puedo moverme libremente.
Si he tomado alguna decisión acerca de la crianza con mis hijos, es porque creo que sea lo conveniente y lo mejor para ellos, pero no porque otras posturas de otras madres sean erróneas, con lo cual, compartir con madres diferentes me cuesta mucho, unas porque no me creen capaz de estar con ellas y otras porque yo soy la que no soporta que sean tan cerradas y talibanas en sus juicios hacia otras madres.
No soy una extremista vegana, ni comemos súper sano en casa todos los dias, ni somos anti comida rapida...ni critico si das teta o decidiste dar biberón, aunque yo lleve tres años de lactancia entre mis dos hijos, pero es que parece que si das teta, tienes que tener el combo completo.

Soy profesional, fuí empresaria exitosa, he estudiado una carrera larga, tengo tres master con notas altas. No soy una inculta, ni soy una tonta.
Las cosas que hacemos en casa, consideramos que sean las correctas, pero no tenemos la verdad absoluta, ni creemos tenerla, pero que no me tomen por hippie o por ignorante, porque no lo soy, porque no lo somos ninguno.

No me gusta esta situación, no me siento bien. Supongo que todo es respeto. Me siento mal cuando alguien me "obliga" a que pruebe la homeopatía, si simplemente soy de ciencias y sé que no está demostrado que funcione, pero no voy diciéndoles que "les están estafando", porque con no usarlo con mi familia tengo. Los demás, que prueben lo que quieran.
No me gusta que me miren mal cuando decimos que colechamos con nuestros dos hijos, yo no te miro mal cuando dejas a tu hijo en su cuna por las noches y te vas a tu habitación. A nosotros simplemente, no nos gusta.

Pero, es que tengo que coger todo el combo? Teta, colecho, crianza respetuosa, homeopatía, comida super sana, comida eco, naturalistas, ecológicos, anti marcas, anti comida rapida, anti grandes cadenas, anti coches y anti yo que sé... pues no. Me niego.
Además de todo esto, está mal que tomando estas elecciones quiera ser una madre moderna, me quiera vestir bien o que quiera ir a sitios cool de la ciudad.

No señores, no me van las etiquetas. No entro en el perfil de madre hippie, no entro en el de madre eco, no entro en el de madre super fashion en tacones, ni soy madre deportista.
Soy yo, como he sido siempre, pero ahora madre, mucho mas aprehensiva, mucho mas cariñosa y sobretodo, mas sabia porque los niños me enseñan cada día.

Encontraré mi sitio seguro, pero estoy como cuando llegué a este país, sintiéndome un poco sola en mi nueva maternidad. Aunque la verdad, es que me da poco tiempo a relacionarme con mucha gente porque les dedico mi tiempo a ellos y estoy felíz.

Quería compartir con vosotras estos pensamientos.
Les pasa lo mismo a vosotr@s? Les tienen etiquetadas en la familia, con los amigos, con los conocidos, con la gente del parque?
Somos siempre tan extremistas?









Comentarios